NINJUTSU

Cultura Ninja. Filosofía, Historia, Mitos y Leyendas

El nombre Ninja (El BOGU)

4 min read

El BOGU o "Nombre Ninja"

Muchos grandes guerreros de la historia, han sido recordados no solo por su nombre, sino también por su seudónimo, y los Ninjas no podían faltar en esta categoría. El seudónimo Ninja es conocido como “Bogu” y va mucho más allá de un simple apodo. El Bogu Ninja es un equivalente a la descripción del “alma” específica que cada guerrero lleva por dentro.

La palabra Bōgu (防具) significa textualmente en japonés: “Armadura”, y aunque originalmente se refería a la armadura que usaba el samurai, esta palabra también es utilizada para describir hoy en día a la armadura que se utiliza en el Kendo (El arte de combate con la espada).

No se sabe por qué los Ninjas utilizaban esta palabra para definir sus nombres guerreros, lo que sí sabemos es que el Bogu tenía un significado muy especial.

La concepción del Bogu Ninja, es muy parecida a la que utilizaban por ejemplo los Indios americanos, y muchas otras culturas guerreras a lo largo de la historia.

El nombre guerrero era un nombre espiritual, un símbolo de honor, incluso era un signo de élite entre los guerreros, pues solamente alguien que tuviera suficiente mérito, era digno de recibir un Bogu.

 

2 tipos de Bogu

En el Ninjutsu, se acostumbraban 2 tipos de Bogu. El primero, era el nombre guerrero que se le daba a un principiante. Este nombre debía incluir conceptualmente, las áreas que el alumno debía trabajar para superarse. El segundo nombre, era el Bogu definitivo, y este se asignaba una vez que el practicante había alcanzado el grado de un alumno graduado o de un maestro, o experto. Este segundo nombre, ya incluía en su concepción, la personalidad definida que el Ninja había alcanzado hasta ese punto.

Aunque la labor de los Ninjas era secreta, al igual que la identidad de cada guerrero, sí eran famosos entre sus compañeros, entre los Ninjas de otros clanes y entre los clientes que contrataban sus servicios, regularmente a través de su amo o jefe de clan. También hubo casos de Ninjas Ronin (guerreros sin clan o sin amo), que se hacían de una reputación a través de su seudónimo.

La tradición de los nombres espirituales no se limita únicamente a los guerreros, en muchas tradiciones espirituales se acostumbró, y se sigue acostumbrando, otorgar un seudónimo espiritual al discípulo, como una forma de hacer que éste empiece a verse a sí mismo de una manera diferente a como se había auto concebido hasta el momento.

Los Bogus hoy en día

Algunas escuelas de artes marciales han descartado esta tradición por considerarla antigua, obsoleta y un tanto ridícula, no obstante, y de acuerdo con lo que he investigado sobre psicología, no es obsoleta, y mucho menos ridícula, al contrario. Todos tenemos roles que desempeñamos en nuestras vidas, y estos roles se despliegan en nuestro interior como personalidades alternas que traen consigo un “bagage” de conocimientos, actitudes y habilidades.

Si una persona “bautiza” una de estas personalidades o roles interiores, y este nombre tiene toda una simbología inspiradora, además de habérsele entregado a través de algún tipo de ceremonia o ritual que haya impactado su psicología, lo más seguro es que esa persona, en ese rol, termine realizando su mejor desempeño, en honor a todo lo que representa ser “algo más”, que la persona que es comúnmente.

Tomemos el ejemplo de Batman. Para quienes no lo sepan, el personaje de Batman es un Ninja, y la forma en que adquiere su Bogu, es fidedigna a la tradición del Ninjutsu: Él se llama “el hombre murciélago”, primeramente porque su miedo a los murciélagos es uno de los miedos principales que tuvo que enfrentar para convertirse en el guerrero Ninja que es.

Además, él pelea y se mueve con un murciélago. Batman no siempre es Batman, también es Bruce Wayne, pero cuando necesita ser Batman, se pone el traje de Batman y junto con él, el “bagage” de habilidades del que estaba hablando, asume ese rol por completo y lo hace de una manera inspiradora.

No pretendo promoverle la fantasía subjetiva a mis alumnos, pero yo he seguido implementando la tradición de los Bogus entre mis estudiantes, porque me ha tocado ser testigo del poder que tiene en ellos el tener un nombre guerrero.

Además, resulta muy divertido e interesante ver qué concepción tienen de ti tus compañeros, cuando votan para darte un nombre. Es muy interesante ver cómo te conciben, y resulta más interesante aún, ver cómo es que en la mayoría de los casos, dan en el blanco en cuanto a describirte en tu potencial (el explotado y el no explotado).

Vivimos en otros tiempos y tal vez ninguno de nosotros vaya a ser recordado más como un combatiente Ninja, lo que sí podemos, es ser recordados como seres que fuimos excelsos como practicantes de un arte marcial, y por haber sido grandes guerreros de la vida, extendiendo hacia ella la fuerza que le dio a nuestra personalidad, el haber tenido un Bogu…

Mario Neri Sensei

 

Deja un comentario

Copyright © All rights reserved. | Newsphere by AF themes.